Huelga General internacional el 8 de marzo

Etiquetas

, , ,

Espacioindependiente  nº 243,  jueves 22 de febrero,  2018

https://elespacioindependiente.wordpress.com/:f:info.espacio.independiente

 

Huelga General internacional el 8 de marzo

La lucha de las trabajadoras debe convocar a todos los explotados y oprimidos

El próximo 8 de marzo han convocado numerosos colectivos, sindicatos y partidos una jornada de Huelga General en unos 40 países del mundo. Se trata a todas luces de un gran acontecimiento para la defensa de los derechos y libertades colectivas.

El origen del 8 de marzo, como día internacional de la mujer trabajadora, hace referencia al acuerdo tomado en el año 1910 por la II Internacional de Mujeres Socialistas, a propuesta de Clara Zetkin, destinada a unir a las mujeres en torno a sus reivindicaciones, que en la época combinaban el derecho al sufragio con la igualdad en el trabajo y en el salario. Un año después, ciento cuarenta jóvenes trabajadoras morían en el incendio de la fábrica textil Triangle Shirtwasit de Nueva York. La celebración del 8 de marzo se fue extendiendo por todo el mundo para expresar la lucha contra la discriminación que sufren como trabajadoras y como mujeres. El triunfo de los trabajadores en la revolución de 1917 en Rusia supuso un impulso decidido para la acción internacional de las mujeres: “el frente único proletario no puede ser realizado sin que las mujeres formen parte del mismo” …

En 1975, la ONU celebró por primera vez el Año Internacional de la Mujer el 8 de marzo de ese mismo año. En 1977 la Asamblea General de la ONU instó a todos los países del mundo a celebrar la efemérides del 8 de marzo reclamando la igualdad con los hombres.

En los últimos años hemos asistido a un prodigioso despertar del movimiento feminista en la mayoría de los países del mundo con la incorporación masiva de la mujer al trabajo asalariado. Ya el pasado año se amagó desde las asociaciones feministas con una huelga de media hora en España que tuvo muy poca repercusión. A ese ascenso se debe la misma convocatoria de Huelga General Internacional que el año pasado se efectuó fundamentalmente en Argentina. En España, más de 300 colectivos se han agrupado en reunión asamblearia realizada en Zaragoza para hacer posible la huelga general del 8 de marzo, no solo como una huelga laboral sino y también de consumo y de los cuidados de casa: vinculando las reivindicaciones de la mujer y de las trabajadoras.

En Europa, son los sindicatos los que llaman a la huelga en la mayoría de países. En Italia son colectivos sociales como “Non una di meno” y el frente contra la austeridad los que llaman a secundar la Huelga General internacional convocada. En Argentina y en Brasil, en los EEUU, los movimientos de la mujer contra la discriminación y la violencia estructural adquieren un gran desarrollo.

Las principales reivindicaciones hacen referencia a la demanda central de que acabe la discriminación contra las mujeres tanto en los salarios como en las pensiones. En la actualidad la brecha salarial discrimina a las trabajadoras en un 30% de sus emolumentos, cobrando anualmente unos 6.000 euros menos cuando realizan el mismo trabajo que sus compañeros. La brecha de las pensiones castiga a las mujeres con un 40% menos que los hombres como media.

CNT, CGT y otros sindicatos regionales son los que convocan a mujeres y hombres en España a una Huelga General el día 8 de marzo de 24 horas para acabar con toda discriminación de género. CCOO y UGT reducen la convocatoria a dos horas por turno de trabajo. Y se preparan grandes manifestaciones en unidad, de colectivos sociales, partidos y sindicatos. La huelga va dirigida contra la patronal y el Gobierno, exigiendo entre otras demandas que se ratifique el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo firmado en 2011, que garantiza los mismos derechos que a cualquier trabajador a las empleadas del servicio doméstico.

La contrarreforma social, los recortes sistemáticos en gastos sociales, que forman parte de las políticas de austeridad impuestas por la Troika, han provocado un grave retroceso en las condiciones de vida y trabajo. La precariedad se ha constituido en una nueva forma de esclavitud salarial afectando fundamentalmente a las mujeres y a los jóvenes, lo que anula todo futuro digno para las nuevas generaciones. El 74% del total de asalariados a tiempo parcial son mujeres. La pobreza estructural afecta a millones de mujeres y niños de familias obreras y campesinas. Todo ello exige la derogación de las contrarreformas laborales tanto del PSOE como del PP.

Entendemos que la discriminación, la desigualdad y la violencia estructural no se resuelve con acuerdos con la derecha en el Gobierno, como es el caso de El Pacto de Estado, firmado por los partidos que se reclaman de la izquierda con el PP, en materia de Violencia de Género que, además, carece de presupuesto que le dé sentido alguno. Mientras tanto, se multiplican las inversiones militares, las subvenciones a los partidos dóciles al régimen y se incrementan los gastos policiales y judiciales para extender la represión generalizada y, en particular, contra los representantes elegidos por el pueblo de Cataluña. El Pacto de Estado, es decir la alianza sin principios de la derecha y de la izquierda oficial del régimen representa la negación de las mismas reivindicaciones de las trabajadoras y de la democracia en su propio movimiento.

Mientras se multiplican los procesos judiciales contra los republicanos catalanes, el sistema judicial de la Monarquía es el que da la espalda a las denuncias de violencia contra la mujer. Sólo un 3% de las denuncias presentadas por graves motivos de violencia contra la mujer son tomadas en consideración por los jueces con una sentencia condenatoria firme.

Conocemos que diversos colectivos estudiantiles llaman en la misma fecha del 8 de marzo a la Huelga General de la enseñanza universitaria y en los institutos de enseñanzas medias por las demandas de igualdad de las mujeres y por sus propias reivindicaciones que comprende en lo esencial la derogación inmediata de la LOMCE y la expulsión de la religión de las aulas: lo que implica la derogación del Concordato, de los acuerdos internacionales entre el Estado español y el Vaticano.

Las razones y las reivindicaciones sociales que fundamentan la convocatoria de Huelga General del 8 de marzo son claras y contundentes. Desde el movimiento contra la impunidad de los crímenes del franquismo solo nos resta reclamar la memoria de las republicanas, rojas y revolucionarias, de las mujeres que trajeron la Segunda República y que sufrieron las consecuencias de la derrota política y militar que trajo el franquismo. Las demandas universales de verdad, justicia y reparación siguen vivas y en pie frente a la supuesta legalidad al régimen continuista de la monarquía, que de forma reiterada ha pactado con la oposición domesticada el olvido y la impunidad. Situación que ha sido establecida desde la muerte del dictador con las leyes de Amnistía y la ley de la Memoria, como leyes de punto y final.

Anuncios